18 de agosto de 2017

EXPEDICIÓN MONTE ROSA. [Dia 4/4 - Ascensión al CORNO NERO 4322m, PIRAMIDE VINCENT 4215m. Bajada a Staffal]

[Agosto 2017]

IR A: Día 3/4 - Ascensión a LUDWIGSHÖHE 4341m, PUNTA PARROT 4431m, PUNTA ZUMSTEIN 4563m y PUNTA GNIFETTI 4554m

Amanece el día despejado en el Refugio Vivac Felice Giordano, a 4167m. Con éste ya son tres los días que llevamos en altura sobre los 4000m. Cada día que pasa se encuentra el cuerpo más adaptado, no quedando ni rastro del dolor de cabeza del primer día. 

[Amanece en el Balmenhorn. El Corno Nero da los buenos días]

Con la jornada de hoy pondremos fin a estos días en Alpes. La meteorología vuelve a la inestabilidad y a partir de esta tarde inician una serie de tormentas y nieve continua que se alargará por una semana. Así que en vista del pronóstico aprovecharemos la mañana para ascender las dos cumbres que nos quedan pendientes del cordal Este de los cuatromiles del Macizo de Monte Rosa, el Corno Nero 4322m y la Piramide Vincent 4215m. Posteriormente descenderemos a Punta Indren y bajaremos a Staffal. 

[La ruta de hoy]

[El desnivel]

[Amanece despejado. Vistas des del refugio sobre la Pirámide Vincent]

[Un saludo a los paisanos de Tarragona con quien compartimos techo esta noche]

Salimos temprano del Refugio Vivac. Volvemos a cargar la mochila con todo, nos desinstalamos de nuestro campo base en el Balmenhorn con la intención de descender hoy a ya a Punta Indren y con los remontes bajar a Staffal. Antes del descenso, como no podía ser de otro modo pondremos rumbo a ascender primero el Corno Nero y seguidamente la Piramide Vincent.  

[Dejamos el Refugio Vivac Felice Giordano tras tres días en altura]

Dejamos las pesadas mochilas en el cuello entre Balmenhorn y Corno Nero. Cargamos solo lo necesario que es el material y cuerdas para ascender hoy con seguridad y como corresponde el Corno Nero. 

Ayer nos tuvimos que dar media vuelta a los pies del Corno Nero por un hielo que hacía impracticable la ascensión sin asegurar, por lo menos no hubiese sido seguro. Esta vez venimos con todo y a por todas. Encontramos traza de huella que facilita la subida y coincidimos con algunas cordadas en el ascenso, con lo bueno y lo malo que eso conlleva como veréis que nos sucedió.

[Dejamos peso y vamos a por el Corno Nero]

[Equipados con el material. Abajo va quedando el Balmenhorn]

[Ascendemos por la pala de nieve al cuello entre Corno Nero y Ludwigshöhe]

[Y atacaremos por la vía normal, por la pendiente helada de 30m que da acceso a la cumbre]

Llegamos al pie de la pala de hielo, a escasos 30m de subida y hacer cumbre en el Corno Nero. Hay varias cordadas ascendiendo a la vez. 

De entrada, eso ya es un peligro pues en Alpes la costumbre es ir encordados en ensamble para todo, cosa que se lleva años reconociendo que solo debe efectuarse en travesía glaciar por las grietas, crestas aplicando técnica de compensación de cargas o en inclinación sólo si se aplican seguros intermedios en la cordada. Todo lo contrario, ir ensamblados sin seguro intermedio con tal inclinación como una pala o un corredor, la caída de un miembro provoca la caída de toda la cordada. Lo vivimos de primera mano y interceptan en la caída a Endika, a quien teníamos debidamente asegurado desde arriba, quedando todo en un susto. No hace falta añadir lo peligroso de hechos como este, que te caiga una cordada encima segando a ensamble y revueltos entre piolets y crampones a 4000m no es algo que nadie desee. Ni una disculpa por parte de quienes provocan el accidente, que se han parado en la grieta al pie de la pala por pura casualidad como podrían haber seguido deslizando cientos de metros, y se van como si con ellos no fuese la cosa. Todo queda en un susto, sin consecuencias. 

[Coincidimos con algunas cordadas ascendiendo]

[Al pie de la pala de hielo. Cumbre del Corno Nero a pocos metros]

[Somos varias cordadas]

Al margen del imprevisto, en cuanto a la ascensión, nuestro compañero alpinista local Lorenzo, con quien compartimos noche también en el Refugio Vivac, sube de primero y aseguro la subida. 
A continuación, subo asegurado por el hielo siguiendo la huella y evitando coincidir con cordadas que hay dudando paradas en medio de la pared. 

Por último, Endika a media ascensión de la pala helada sufre la caída de la cordada francesa en ensamble que le cae encima y arrastra hasta la grieta de nuevo. Está asegurado y no ha seguido cayendo ladera abajo, y por suerte no se ha hecho nada con el revolcón vivido. Se incorpora y vuelve a la pala de hielo para esta vez hacer cumbre en el Corno Nero. 

Logramos así todos hacer cumbre en el Corno Nero, a 4322m, nuestro sexto cuatromil de estos días en Alpes. Cabe decir que se ha hecho de rogar este pico, ayer el hielo no era adecuado y hoy en mejores condiciones hemos tenido que capear con las adversidades descritas. Muy satisfechos por llegar arriba por fin, helados de frío también sea dicho, tras unas breves fotos para el recuerdo montamos instalación de rapel 30m para descender rápido y con seguridad directos al pie del pico. 

[Aseguro desde abajo a Lorenzo]

[Una vez arriba. Momento justo tras la caída de la cordada francesa que arrastra a Endika]

[Lorenzo currándose el reenvio para duplicar la reunión]

[Y ya estamos todos. Lorenzo, Endika y un servidor en la cumbre]

[Foto de rigor en la cumbre del Corno Nero, a 4322m, de accidentado ascenso]

[La virgen instalada en la cumbre del Corno Nero]

[Al Norte P.Dufour, P.Zumstein, Ludwigshöhe, P.Gnifetti y P.Parrot]

Descendemos rápidamente en rápel y llegamos los tres al pie de la pala. Recogemos el material y nos disponemos a seguir con la jornada, con el Conrno Nero en el bolsillo y el frío en el cuerpo. Nos despedimos de Lorenzo quien va  a serguir ascendiendo las cumbres cercanas que ascendimos ayer, y nosotros descenderemos al Collado Vincent para ascender la Piramide Vincent y ya emprender el descenso. 

[Último vistazo a la pala de hielo. Recogemos la cuerda del rapel]

[Ciao Lorenzo, ha sido un placer]

[Descendemos del Corno Nero y se van aglomerando aún más cordadas para subir]

Descendemos a buscar nuestras mochilas al pie del Balmenhorn. Con todo el peso bajamos al Collado Vincent, donde las dejaremos de nuevo y ascenderemos la asequible cumbre del Pirámide Vincent que hemos tenido todos estos días tan cerca y dejamos para ascender ahora en el descenso.

[Descendemos al cuello entre Corno Nero y Balmenhorn a por las mochilas]

[Anécdota. Palo de los vitorianos que cayó justo sobre una grieta oculta. Ahí se quedó]

[Al Oeste espléndido el Lyskamm]

[Vamos ahora a por el Piramide Vincent]

[Estética loma de nieve el Piramide Vincent]

Una vez en el Collado Vincent dejamos el peso. Ligeros ascendemos por la huella a la cumbre de este último cuatro-mil que pone fin a nuestra aventura por Alpes. 

[Dejamos el peso y subimos al Piramide Vincent]

[Vista atrás el Corno Nero que acabamos de ascender]

[Ascendemos por la huella hasta lo alto]

La subida es larga pero se hace bien, la nieve está impecable y se hace cómodo. En pocos minutos alcanzamos lo alto de la ladera de nieve y hacemos así cumbre en el Piramide Vincent, a 4215m, sèptimo y último pico de 4000m que culminamos estos días. Las vistas con el día que tenemos son un disfrute. Repasamos las cumbres de estos días y las imponente vecinas que nos rodean. Fotos para el recuerdo.
[Foto de rigor en el Piramide Vincent, a 4215m]

[Foto de algunos picos que se vienen con nosotros]

[Corno Nero, Ludwigshöhe, P. Zumstein y Punta Parrot]

[Con esta cumbre nos despedimos de los cuatromiles de Alpes, hasta la próxima]

Después de muchas fotos, de reconocer y recordar cada uno de los picos ascendidos tanto hoy como en jornadas anteriores, invade una sensación de nostalgia por no querer bajar de esta cota 4000 que tan bellos parajes esconde. No queda más remedio que descender, seguiremos soñando un tiempo y haciendo planes para la próxima visita al paraíso blanco. 

[Dejamos atrás la cumbre]

[Descendemos al Collado Vincent a por las mochilas. Al Frente Balmenhorn y Corno Nero]

Ya en el Collado Vincent de nuevo apreciamos las nubes que suben y traerán la tormenta que se pronosticaba a partir de esta tarde. No nos demoramos y descenderemos al mar de grietas, hoy por buena huella y sin pérdida posible, para encaminar el descenso hasta Punta Indren. 

[Descenso. Majestuoso y bien nevado e intratable el Lyskamm]

[Vista atrás el Balmenhorn y nuestro Vivac Felice Giordano, bajo el Corno Nero]

[Entramos al mar de grietas en el glaciar]

[Detalles de las grietas y seracs que siembran el glaciar]

[Ya se aprecia entre las nubes que suben el Refugio Gnifetti]

[Entramos en la nube]

[El Refugio Gnifetti sobre el agrietado glaciar]

Descendemos rápidamente, encordados en el agrietado glaciar, y pasamos de largo el Refugio Gnifetti. Esta vez pararemos a avituallar con una buena cerveza de despedida en el Refugio Mantova, algo más abajo que el anterior, y así aprovechamos para conocer el último que nos falta de esta zona. A su vez evitaremos la bajada por las maromas y el paso equipado por donde subimos el día anterior, terminando por sendero lo más cómodo posible la ruta hasta Punta Indren. 
[Seguimos descendiendo por nieve. Allí abajo se ve el Refugio Mantova]

[Vista atrás despedimos el Refugio Gnifetti enclavado en la roca no muy lejos]

[Llegamos al Refugio Mantova]

[Una cervecita en Refugio Mantova y seguimos descendiendo]


[Detalles bajando a Punta Indren. Cuidado con el hielo y los resbalones]

[Indicaciones y sendero, no hay pérdida]

[Terminamos llegando a Punta Indren. Fin de esta aventura]

Llegamos a Punta Indren, donde pondremos fin a la jornada. Ponemos fin también a estos fantásticos días en Alpes que han tenido de todo, tormentas, frío, cumbres, accidente, supervivencia, mal de altura, momentos más tensos y momentos preciosos, todo ello envueltos de estos paisajes alpinos por excelencia del Macizo de Monte Rosa, en el corazón de los Alpes. Ya estamos deseando volver. 

[El teleférico de Punta Indren. De aquí el enlace a Staffal]

[En Staffal. La tormenta invade cotas altas, meteo igual que cuando llegamos: Alpes manda. 
¡Hasta la próxima!]